Guía de adaptación a las gafas graduadas: consejos y trucos útiles

Gafas graduadas - Quantum - Portada

Guía de adaptación a las gafas graduadas: consejos y trucos útiles. Los lentes de graduación son aparatos útiles para quienes tienen problemas visuales. Esto es porque estos lentes se recetan para corregir o frenar el avance de la condición que se padezca. También para mejorar la calidad de la visión, de modo que se pueda ver con claridad y nitidez sin hacer ningún esfuerzo.

 

Ya sea que estés utilizando lentes por primera vez o que te haya tocado actualizar la fórmula, acostumbrarte a ellos puede tomar algunos días. Incluso se pueden experimentar molestias como mareos, dolores de cabeza, entre otros.

 

Es por ello que queremos dejarte esta guía, para que esa transición sea lo más llevadera posible y logres adaptarte con rapidez.

 

Molestias comunes al usar lentes nuevos. Gafas graduadas

 

Gafas graduadas - Quantum - molestias

Como mencionamos, es posible que mientras nos adaptamos a los lentes nuevos, sintamos ciertas molestias que no deben extenderse a más de un par de días. Sin embargo, pueden existir excepciones que ameritan una visita al especialista. Comúnmente puedes experimentar:

 

 

¿Cómo adaptarse más rápido a los lentes?

 

Lo más adecuado para adaptarse a una nueva fórmula es usar las gafas a tiempo completo. También evitar usar las gafas viejas a modo de descanso. De lo contrario, adaptarse será más molesto y lento.

 

¿Cuánto tiempo tarda el ojo en adaptarse a una nueva graduación? Gafas graduadas

 

Este es un proceso que suele tomar un par de días o incluso una semana para quienes son más sensibles. Con el propósito de acelerar el proceso de adaptación, lo más recomendable es:

 

  • Usar las gafas todo el tiempo.
  • Mantener los cristales limpios para garantizar una visión nítida sin necesidad de esfuerzo.
  • Comprobar que el ajuste sea el adecuado.
  • Si en el transcurso de 8 días las molestias persisten, lo mejor es consultar con tu médico. Esto será para que examine las gafas y verifique que es la fórmula correcta y que, además, las estás usando bien.

 

Consejos para adaptarse exitosamente a tus nuevas gafas graduadas

 

  • Úsalas de manera constante

 

Como ya mencionamos, lo mejor para adaptarse rápido a un nuevo modelo y fórmula es usarlas todo el tiempo. Incluso si sientes molestias o alteraciones en la vista, ya que esto es normal durante el proceso. Piensa que, mientras más te retires los lentes para frenar las molestias, más retrasas el acostumbrarte a ellos.

 

  • Haz ejercicios de enfoque. Gafas graduadas

 

Actividades simples, como pasar la mirada de un libro a un objeto distante y luego regresar al libro, acostumbrarán a tus ojos a realizar distintos enfoques.

 

  • Dales el cuidado adecuado

 

Las gafas deben estar siempre limpias y sin rayones que obstaculicen tu visión. De lo contrario tendrás que esforzar la vista para enfocar y acostumbrarte a ellos será más difícil.

 

  • Ajusta tus gafas graduadas

 

Las gafas deben ajustarse de manera cómoda, es decir, que no las sientas apretadas o muy grandes. Por ello, si sientes incomodidad al llevarlas puestas, acude a la óptica para que allí puedan ajustarlas para ti.

 

  • Sé paciente

 

En cuestión de días o una semana ya te habrás adaptado a tus nuevos lentes. Recuerda, las molestias son parte del proceso, pero si pasa más tiempo del que hemos señalado, te recomendamos ir a consultarlo con tu oftalmólogo.

 

  • Descansa los ojos. Gafas graduadas

 

Experimentar cansancio en los ojos durante este proceso es normal, por eso, para aliviar un poco tu vista, aplica la fórmula 20-20-20. Con ella, cada 20 minutos observa un objeto a 6 metros de distancia por 20 minutos.

 

Gafas graduadas - Quantum - gafas como nuevas

  • Conserva tus gafas como nuevas

 

Para limpiar rápidamente, utiliza la gamuza que viene dentro del estuche de tus lentes. Con ella lograrás quitar marcas o manchas que hayan podido quedar en los cristales. Evita limpiar tus lentes con tejidos ásperos, como tu ropa o servilletas de papel.

 

Con frecuencia los lentes deben lavarse con agua y jabón neutro. Así se eliminará la grasa que allí se acumule de la cara y el cabello. Verificando, claro, que las patillas, tornillos, bisagras y los bordes de la montura, se saquen correctamente. Evita usar para esto detergentes y productos abrasivos.

 

Evita también colocar tus lentes en zonas donde el calor sea extremo, ya que esto podría causar que la montura se deforme. Igualmente, al quitarte los lentes, hazlo con las dos manos para así evitar daños en las varillas. Recuerda, además, siempre guardarlos en su estuche o funda.

 

Los lentes formulados son siempre una solución para un problema visual. Es por ello que su uso debe ser a tiempo completo, para lograr una adaptación rápida y lograr ver adecuadamente.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *